jueves, 10 de septiembre de 2015

144

La oscuridad está teñida de libélulas
La incierta sigue allí 
fija como un plasma
Una mandíbula en cuatro
vomita plagas nuevas
tan acordes a los nuevos vientos
No hay salvador ni mesías, 
apenas quedan un puñado de fronteras
arañadas por hombres y mujeres 
que se juegan la vida en el paso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada