miércoles, 2 de septiembre de 2015

112

I
Abre bien los ojos
quiero que me escuches,
esta es una habitación
dividida en dos
Olvídate de la odisea detrás de la ventana
de la idea del tiempo, del espacio entre los árboles
de los semáforos enanos, de los bordillos de ampollas
de la rabia de los gatos que fueron águilas
Atiéndeme
El suelo acaba de dividirse en dos
como las aguas que se abren al paso
de los barcos que caen
Si te fijas, llevas puesta tu misma cara
la de ayer, pero la inercia de las canicas
hace que bailes marcando los plazos fijos
del ahora; dices:
este es mi brazo, esta es mi cruz
y yo estoy tan al borde de mí mismo
que no respondo a tus bombas desiguales
como dentelladas
Te preguntarás que quiero de ti
mientras el mundo lleva media hora derrumbándose
y no seré yo quien responda por mi cuerpo
de soldado arrasado por el sol
mis ojos hablan por mí, mis hombros hablan por mí,
las cuchillas de mi carne hablan por mí
tengo el cuerpo a punto de doblarse
II
Lo tuviste fácil
te bastó un resumen de palabras
tan manidas como el noveno discurso del Führer
yo que venía de las duchas de gas del laberinto
donde el Minotauro ya nunca volvió a ser,
que vi con mis propios ojos como se derrumbaba mi madre
y a pesar de todo arrastré mi cuerpo hasta aquí
te digo que poco puede hacerme daño ya,
soy el número primo de la ciencia cóncava
de las escamas del dragón,
en mi geografía resaltan en azul los puntos vitales,
cualquier niño podría acertarme desde su salón
III
Si alguna vez fuiste dos
deberías haberme abarcado
con tu cinética del desagravio,
traspasando la epidermis, las pupilas
el bazo, antes de donar mi cuerpo a la
certeza
Debiste saber que la música suena según está uno preparado
para recibir, hay que hacerlo saliendo primero
de la cárcel de corcheas que te limita, el pasado oscuro,
la inercia del miedo
IV
Todavía esto vivo
y loco,
solo así resisten en pie
los brazos, las cuencas de los ojos
la capacidad de resaltar en esta ciudad de
hierro y plumas negras
Conservo los labios intactos, la sangre, el grito
y tengo mucha más fuerza que ayer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada