miércoles, 2 de septiembre de 2015

102

Si me etiqueto, desetiquetarme 
asumid mi voluntad perecedera
caprichosa y volátil 
para negarme la entrada a vuestro templo.

Seguramente ocuparía un lugar fugaz en vuestra jerarquía 
y llegará el día inevitable en que mandéis vuestros perros contra mí.

Yo no estoy aquí para quedarme
he nacido viento,
soy una bomba de duda, 
el cristal que no muestra 
la cara amable del mañana

No soy oxigeno, ni mapa 
quizás ni sepa latín 
pero una cosa os digo: 
me parezco a vosotros, 
no sois tan diferentes de mí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada