viernes, 4 de septiembre de 2015

133

Uno.
Las oraciones interrogativas dan para mucho.
Dos.
Qué importante es la forma a la hora de transmitir un mensaje. 
A veces dos palabras son mucho más que un ensayo.
Tres.
La sociedad nos empuja a las fronteras, no respetamos los límites personales. La guerra no existe, si no la creamos nosotros.
Cuatro.
La libertad está tan sobrevalorada como el amor o las canciones. Nos amparamos en ella para emitir juicios de valor constantemente.
Cinco.
El arte debe ir de la mano de la ética.
Seis.
Yo no quiero seguidores, yo quiero amigos que me digan que me equivoco cuando me equivoco. 
Vale más un toque de atención que mil palmadas en la espalda.
Siete.
Como ser humano que soy, vivo en el vértigo. Mira si soy imperfecto que jamás podría firmar un escrito con un abrazo, si a la persona que va dirigido ha hecho daño a uno de los míos.
Ocho.
El escenario es muy grande, hay hueco para todos. Solo hay que poner talento, trabajo y energía como si cada día fuese el último, los 365 días del año.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada