miércoles, 2 de septiembre de 2015

101

La espuma y la luz del océano se muestran
como si el sueño estuviera al alcance de la mano. 

Hay una voz entre las rocas,
el cielo se pinta la cara y unas piernas de mujer
juegan con la arena del mundo. 

Yo rescato la imagen, acaricio el contorno, creo 
el poema no termina de expandirse,
por eso lo dejo apoyado en la ventana 
y me siento a tu lado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada