viernes, 30 de enero de 2015

CCLXXXIII

A propósito de las amistades virtuales o esas relaciones bit a bit que nos acercan y nos sirven de paraguas. Establecemos nexos de unión entre ciudades, canciones, poemas, con un bajo riesgo de conflicto. Ponemos nuestra mejor cara en la foto de perfil y medimos las palabras por caracteres. 
No nos peleamos casi nunca y si se produce el caso, basta un corte muy fino, casi de cirujano para extirparnos.
No hay dolor, angustia, ni pena.

A veces, salimos a la calle y nos relacionamos fuera del laboratorio, comprobando que lejos de la matriz todo es mucho más complicado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada