martes, 6 de enero de 2015

CCLXX

La poesía
no vale treinta monedas
no es necesario subastar la belleza en recitales de saldo
ni ensuciar el lenguaje
con palabras oblicuas tan de moda
tampoco practicar el fariseísmo de palmada
el sexo oral de las tertulias,
la rutina del lamer tan en liza en determinados círculos cerrados

Todo es mucho más sencillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada