jueves, 1 de enero de 2015

CCLXIX

Cuatro palabras arden
Hay vestigios de primavera
en este lado

seguimos el rastro de osamenta
las cenizas de Fénix
nos aguardan

juntamos las manos
las palabras justas
nos dibujan
como dos actores
empujados
por la fuerza animal del horizonte

y ahora solo nos queda
amarnos, derribando
las paredes y las normas,
los edificios del sonido,
las huellas del tiempo,
los rumores

creando un nuevo territorio de calor
que instaure el equilibrio del relámpago.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada