martes, 8 de diciembre de 2015

201

Existe el cielo cuando puedes mirar.
Existe la piedra y el nenúfar, esa pieza de música
que te lleva a una postal en la que te quedarías a vivir
como si llevases un chaleco de anti vacío


Me miro al espejo, el carácter se deshace
como la mantequilla vertida en un trozo de pan caliente
Es esta mi tumba damas y caballeros, asomaos al cristal amoratado
si no les importa, pongan música agradable y cuenten chistes
mientras voy desapareciendo de la vida de quien ya dejó de observarme


sala de extracciones, por favor devuélvanme ese lunar, prometo no hacerme cortes en los brazos. Tengo en mente ir a un tatuador profesional, lo juro por los hijos que no tengo.

¿ Alguien mencionó el nombre de ella?
¿ Qué ropa llevaba el día que decidió dejar de existir
exclusivamente para mí?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada