martes, 8 de diciembre de 2015

198


Llevo desde que tengo uso de razón siendo un amante de los cómics. Cuando no sabía leer, mi madre me dibujaba a mis personajes preferidos.
El primer disfraz que tuve fue el de Spiderman.
Es triste lo que estoy apunto de decir, que me perdonen los ojos que me miran, pero estoy en condición de manifestar que creo más en Batman que en Dios y el hombre, porque no hago más que toparme con hijos de puta que me arruinan las postales y la fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada