domingo, 15 de noviembre de 2015

170

Se trata de no dejar nunca de dialogar con nuestro niño interior, 
como un camino directo y sin ventanas o raíles a la imaginación,
la honestidad, el sueño.
Habitar el niño, no refugiarse en él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada