domingo, 15 de noviembre de 2015

169

Dice la poesía que no 
que ni la musa
elige acompañante, 
ni nadie esgrime 
hoy en día una espada
las heridas duelen menos, dice 
a penas matan
por muchas pedradas y sonajeros,
sangre, semen, sabanas oxidadas


a mí no me tocan

yo necesito diecinueve bombarderos 
en el filo de una aguja para que nazca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada