viernes, 10 de julio de 2015

95

El hombre, quizás afectado por el calor, 
la desigualdad social, el silencio de los cuerpos, 
la soledad y la sangre, el ruido 
arrojó el móvil contra el sofá
y apretó con fuerza un cojín contra sus teclas. 
Esperó 5, quizás 7 minutos 
hasta que el sistema operativo dejó de respirar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada