viernes, 10 de julio de 2015

88

Era un sombrero igual que cualquier otro. Tenía ese color claro cercano a la arena del desierto. Nadie cuestionó nunca su libertad, a pesar de la cinta negra que lo rodeaba, quizás porque en el lateral estaba atravesado por un conjunto de plumas, que podían ser tres o cuatro. 
Su diámetro albergaba sin saberlo unas manos de mujer que se decidieron a rescatarlo de un estante. Vivió lo suficiente para ser testigo del amor fugaz y la derrota. Cambió de continente y terminó sus días en la cabeza de un poeta.
Con él compartió recitales, lunas y labios, heridas también. Estaban tan unidos que era casi imposible distinguir dónde empezaba el poeta y dónde terminaba el sombrero.
.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada