domingo, 12 de abril de 2015

7


La televisión es un espejo de (realidad) aumentada.
Un señuelo de una ciudad que nunca visitaste, pero que forma parte de ti. Prueba a asomarte y te quedarás prendado de lo que sucede allí, como si el resto de la vida y el sur, fuesen sucedáneos del cristal durante unas horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada