domingo, 12 de abril de 2015

12

Para escribir no hace falta acumular datos y relojes, quién la tiene más grande,cuántos libros me leí, cuántos corazones palmeé, cuántos premios literarios me volaron.
Tampoco es necesario ensalzar a un escritor al Olimpo, mientras se condena a otros tantos a la hoguera. 
Todo es mucho más simple, solo hay que imaginar el verso exacto. Pero el ruido es entretenido y muchas veces caemos en él, como las ninfas caen en las palmas de los magos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada