sábado, 18 de abril de 2015

27

No hay tregua
las guerras estallan
sin oposición de ciudad, razón o viento
yo era un hombre que escribía y actuaba
mis libertades solían empezar
en la hoja en blanco
allí nombraba, dibujaba, exigía audiencia
a la imaginación
hasta que llegó el día,
un día como cualquier otro
pero con una deliciosa diferencia: tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada