miércoles, 15 de abril de 2015

26

No percuto 
quiero que el corazón 
se suavice.
No sé montar a caballo, 
no sé creer en los cuentos
la humanidad no me exige
Soy una perfecta máquina encajadora.
A pesar de la mandíbula de cristal y los talones estrangulados
¿hasta cuándo?




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada