domingo, 12 de abril de 2015

1

¿Qué sería de la voz
sin una ventana?

Necesitamos crear, 
que la sociedad nos enseña a sentarnos,
 nos alinea por sillones que nos acogen como se abraza al débil. 
50 necesidades por minuto después, somos diferentes.
La televisión es un monstruo de la infancia que no nos deja pensar. 
Pero el hueco por pequeño que sea, sigue latiendo en la inmensidad de la caja torácica. Hay que alimentarlo. No hablo de fascículos por entregas, cursos online, maquetas del Titanic, talleres. 

Hablo del origen o eso que te hizo feliz de niño la primera vez que lo descubriste. 
En todos existe ese territorio que hay que defender con imaginación y energía, porque solo así seremos libres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada