domingo, 17 de mayo de 2015

50

La calle es una pandereta herida
una suma de gritos y luces
cebras de paso, cigarrillos abandonados,
botellas sin mensaje
las intenciones se acumulan por antorchas con GPS
transmitiéndose a la velocidad del instante,
los dedos percuten palabras
atravieso la calle Huertas sin necesidad
de sortear ningún portador de flyers
nadie le pasa el testigo a la soledad
ella camina sola
fiel a mi espalda
asida por los codos
Mi cuerpo replica con juventud
afina las piernas, camina con nervio
como buscándose entre la gente,
mientras mi fuego se afianza en la
rutina a ciegas del tiempo indomable, la carga
Te juro que me siento tentado a dejar el poema
vaciarlo de ciudad, descargarlo de mí
limpiarle la imagen y devolvértelo,
como una carta cerrada y sutil sin remite
esperando no que me contestes,
si acaso que sepas que soy yo
el que llama con toda la fuerza
que he ido reuniendo
mientras cruzaba Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada