miércoles, 11 de febrero de 2015

CUATRO

Cómo explicar este incendio
que se propaga 
por los hombros del tiempo,
arrasando los balcones
Cómo llamarlo amor
y no quedarse ciego 
de silencio
El grito y la nada 
se hunden en su estirpe 
de noche sin tregua
Cómo obviar 
su poderosa influencia 
en las costillas del León 
cuando vencido avanza 
derramando 
hasta la última gota de sangre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada