miércoles, 11 de febrero de 2015

SEIS

¿Quién necesita un ego?
Se sentiría amenazado 
en el metro, en la lluvia, 
en el cine 
en las competiciones 
de pronombres también
Preso
de la gimnasia de planetas, 
atrapado
en el cruce de dos calles, 
huiría sin dudarlo
hacia la hoja en blanco 
del poema.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada