miércoles, 11 de febrero de 2015

DIEZ

Nada es lo que parece nunca. La vida está llena de incertidumbre y deseo moldeable. Avanzamos por semanas, a veces con fuerza, otras impulsados por la corriente.
Aprender equivale a vivir, por lo que resulta estúpido agarrarse a una materia dominada. Las nubes cambian todos los días, las calles resbalan historias que nos visten de asombro. Hay que dejarse llevar por la curiosidad y el juego, sino el silencio aparece y la piel va enraizándose en la piedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada