miércoles, 11 de febrero de 2015

OCHO

Hay cuerpos que ante la tormenta de ciudad
buscan nidos como matrices de un mundo aparte
donde cicatrizarse el porvenir

y no hay mal, ni estirpe
que separe el calor que nace
de un hueco a otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada