viernes, 22 de enero de 2016

227

Vivir duele si no eres una hormiga de poliespan.
Las hormigas de poliespan hacen los coros a Pablo Motos.
Pablo Motos vive en la televisión.
Tú también vives, pero fuera.
Apágala, apágale, apágalos.
Cíñete a un camino, una línea de metro, un carretera nacional.
Que te paguen por dos tercios de tu día.
Elige muy bien con quien compartir el resto de tu soledad.
La vida duele si eres de luna.
Los dos tercios no llegan al cielo.
Deberías saberlo.
Siempre hay una noche en la que te preguntas: ¿ qué diablos hago aquí?
Te das de hostias con la almohada, lloras como un niño, la nombras, te nombras. Dibujas Nueva York, París, Londres, mientras vas cayendo en el límite del sueño.
La vida duele si eres lunes.
Te levantas.
Porque la sociedad se sustenta en todos nuestros puntos ciegos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada