martes, 19 de enero de 2016

226

Hubo una ciudad que se alimentaba de la noche
podríamos decir que cuando caía el sol, desaparecía
o lo que es más grave, mutaba a recuerdo.


Todavía tengo las pupilas de esa habitación
las guardo en una caja de música.


Era una habitación sin paredes, huérfana de persianas
donde lo único visible éramos dos.


A veces todo queda suspendido y
el instante se reduce a cuerpos
que hacen lo posible por encontrarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada