martes, 6 de octubre de 2015

161

Perdóname el disparo
ocupabas el ancho de la tarde
y yo tan libre 
tan antiamericano
pero con un revolver escondido entre 
las costillas
acertarte fue fácil
confiaste en mis ojos
mi mundo derrumbado, el suspiro, la nieve
como si el poema te asegurara una oportunidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada