martes, 6 de octubre de 2015

157

Llenamos de fotos 
los bordes de la red 
en el intento de congelar la felicidad. 
Nos hacemos pasar por 
tipos felices, plenos,
llenos de cuadraturas y círculos.
Aunque la realidad sea mucho más puta. 
Lo intentamos.
Hacemos poses de palabras, reclamando nuestra individualidad a través de comentarios afilados.
Y la debilidad tan ahí, tan a punto de cuerda, cabalgando entre lo hermoso y lo cómico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada