martes, 6 de octubre de 2015

156

Solo tiene sentido
si la sinceridad es un puño 
una herida en el tórax 
en esta ciudad que se asemeja 
a la muerte perforando un melocotón 
recién caído
viajé y gané más de lo que la gente
obtiene en una década
desnudo y frágil, a punto de romperme
dando el paso que odié tantas veces
por el daño y la degradación de mis órganos
era el precio del salto
el peaje de Caronte, 
cuando se tiene la esperanza 
por los suelos, el valor del caído
tengo el cuello colgando de un hilo 
el bazo en los huesos, 
el norte en el talón que conservo
todavía
el amor tiene estas cosas
debería haberlo imaginado 
cuando jugaba a caminar lo imposible, 
el lazo que no pude quebrar en cuarenta vidas pasadas
pero eras tan especial
que merecía la pena gastarse
ni la mente dañada
puede salvarme 
de este desasosiego
es la oscuridad la única 
sala que habito todavía
a saber dónde estarás, 
si la vida te cerró la puerta 
de lo que fueron mis manos
hablo de ti porque el poema se impone 
hablo de ti porque ni la realidad aumentada 
cierra la puerta de tu melena, 
a pesar del amor que habito en otros labios
cuando en noches como aquella
cedo a la supervivencia de esta herida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada