miércoles, 20 de abril de 2016

248

Hay un pelícano sin cabeza en el capó del Cadillac
que quiso ser dinosaurio.
Dame un punto de apoyo 
y dominaré a mis bestias
como quien se sacude los semáforos.
Puedo ser 
un astronauta impulsivo inmerso en 
la dinámica de los dioses.
La ciencia inexacta del ocaso
Velcoro frente a Rust, 
¿podrás reconocerme entre la turba de huesos?
hazme una señal, 
dime que tipo de suerte debo jugarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada