miércoles, 27 de agosto de 2014

LXVI

La soledad
ofrece libertad y noches blancas
medio cuerpo más
y un café para equilibrar
los poemas que no fueron

todos esos poemas
que de haber nacido
llevarían un nombre
abrochado al ombligo

cordón umbilical
que al ser liberado
formaría ciudades enteras,
idiomas como caballos de mujer
abarcándolo todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada